XIII Encuentro de lectores de El libro de Urantia

Fecha: Del 23 al 25 de mayo de 2014
Lugar: Valencia

Nuestro XIII Encuentro de lectores comenzó a las 6 de la tarde del viernes 23 de mayo en el hotel Abba Acteón de Valencia. Este año se ha querido celebrar allí el Encuentro como una manera de reconocer el gran trabajo que están haciendo un entusiasta grupo de lectores valencianos, que han creado un grupo de estudio que se reúne todos los domingos en la capital del Turia y cuyo número va en aumento.

En total nos reunimos unas 35 personas procedentes de Madrid, Barcelona, Gerona, Tarragona, Valencia, Mallorca, Murcia, Málaga, Sevilla, Burgos, Santander y Vizcaya. ¡Gracias a todos ellos por asistir!

En la reunión inaugural, se repartió el material que iba a ser utilizado en el Encuentro y se dio un breve repaso al programa de actividades. El tema de este Encuentro era "Jesús - su mensaje", y tenía un formato mixto de presentación y talleres. La primera presentación corrió a cargo de Ismael Gracia, secretario de la asociación, que habló sobre el séptimo otorgamiento de Miguel de Nebadon. Ismael en su presentación planteó muchas preguntas sobre las que los asistentes conversaron durante el debate posterior.

El sábado 24 fue el día de los talleres. Los asistentes formaron grupos de 5 ó 6 personas alrededor de los facilitadores. Estos fueron los pasajes sobre los que se pidió a los asistentes que profundizaran:

  1. Discurso sobre la verdadera religión: Documento 155, pág. 1729:1 – 1730:1. Presentadora: Olga López.
  2. La parábola del propietario de las viñas: Documento 163, pág. 1804:2 – 1804:4. Presentador: Eduardo Altuzarra.
  3. La parábola de las minas: Documento 171, pág. 1875:8 – 1876:3. Presentador: Jaime Marco.
  4. El último discurso en el templo: Documento 175, pág. 1905:3 – 1908:8. Presentador: Carmelo Martínez.

Para hacer más ágil esta actividad, se hizo siguiendo el siguiente proceso para cada uno de los discursos y parábolas.

  1. El facilitador daba una presentación de entre 10 y 20 minutos sobre el discurso o parábola en cuestión.
  2. Los asistentes se agrupaban y profundizaban sobre el texto planteado.
  3. El encargado de tomar notas de cada grupo compartía lo que el grupo había comentado de ese discurso o parábola.
  4. Se abría un debate entre todos en el que el facilitador moderaba las conversaciones.

Después de la comida, la mayor parte de los asistentes salieron a dar una pequeña excursión para visitar los exteriors de la Ciudad de las Artes y las Ciencias, situada cerca del hotel. Esta fue una ocasión para relajarse y disfrutar de conversaciones distendidas con otros miembros del grupo.

Como novedad respecto a los Encuentros anteriores, tanto la noche del viernes como la del sábado hubo una sesión de meditación-adoración dirigida por Mariano Pérez, responsable de grupos de estudio de la asociación. La experiencia se ha valorado muy positivamente y se incorporará a otros Encuentros. También por la noche, y como ya viene siendo habitual, continuaron las conversaciones alrededor de la figura de Jesús de Nazaret. El sábado por la noche, Jaime Marco, vicepresidente de la asociación, hizo una breve presentación de tema "La fe de Jesús", que dio pie a una conversación muy interesante sobre lo que es la fe según El libro de Urantia.

El domingo 25 por la mañana, como en el Encuentro del año pasado, se hizo una sesión de preguntas-respuestas sobre las enseñanzas del libro. Los asistentes tuvieron ocasión de escribir una pregunta que entregaron al secretario de la junta durante el Encuentro. El domingo por la mañana se leyeron las preguntas y se intentó entre todos dar respuesta a todas ellas. Una vez más, el debate que surgía tras cada pregunta fue muy esclarecedor y animado.

Por último, y antes de comer, se celebró la asamblea de la Asociación Urantia de España, donde se informó a los asistentes sobre las actividades (de apoyo al estudio y de diseminación) realizadas durante los últimos doce meses, así como sobre los proyectos futuros. También fue un momento para que los asistentes dijeran qué les había parecido el Encuentro, y para que hicieran sugerencias sobre cómo mejorar la experiencia que supone un encuentro de lectores. A continuación, y después de la comida, nos despedimos con las pilas espirituales cargadas. El Encuentro había terminado pero su recuerdo nos da fuerzas para continuar con nuestra vida cotidiana y con nuestro trabajo de diseminación de las enseñanzas de El libro de Urantia.