X Encuentro de lectores de El libro de Urantia

Fecha: Del 5 al 8 de mayo de 2011
Lugar: Valls (Tarragona)

Nuestro X Encuentro de lectores comenzó oficialmente a las 7 de la tarde del jueves 5 de mayo. En total nos reunimos unas 24 personas procedentes de Sevilla, Málaga, Alicante, Valencia, Vizcaya, Burgos, Tarragona, Gerona y Barcelona. En nuestra primera sesión, entregamos el material que iba a ser utilizado en el Encuentro, y explicamos cuál iba a ser la mecánica de los talleres. Después de la cena, y como actividad complementaria, vimos uno de los capítulos de la serie de J.J. Benitez "Planeta encantado", de título "Un as en la manga de Dios", y que trataba sobre la Sábana Santa de Turín. En próximos números de nuestra revista Luz y Vida desarrollaremos un interesante debate que se produjo en el Grupo de Estudio de Internet a propósito de este tema.

El viernes 6 y el sábado 7 se celebraron cuatro sesiones de mañana y tarde, en la que se trataron cada uno de los siguientes documentos:

  • Documento 92: La evolución posterior de la religión
  • Documento 99: Los problemas sociales de la religión
  • Documento 100: La religión en la experiencia humana
  • Documento 101: La naturaleza real de la religión

A cada uno de los asistentes se le entregó una lista de seis preguntas para cada uno de los documentos, relacionados con citas directas o referencias del texto correspondiente. Cada sesión tenía unas tres horas de duración y constaba de dos partes: en la primera, la gente se reunía en grupos de tres o cuatro personas, en la que uno de ellos hacía de moderador/facilitador, y en la que otra persona (o la misma) tomaba notas de lo que se respondía en cada pregunta. Los grupos iban cambiando de integrantes en cada sesión, para dar la oportunidad a los asistentes de agruparse con personas diferentes. Lo único que se mantenía constante eran los moderadores, alrededor de los cuales se formaban los grupos. Hicieron de moderadores: Eduardo Altuzarra, Santiago Rodríguez, Andrés Pérez, Olga López, Carmelo Martínez y David Carrera.

En la primera parte de la sesión, había que contestar tres de las seis preguntas planteadas para cada documento. Después, transcurrida aproximadamente una hora y media, nos reuníamos todos para la segunda parte de la sesión, en la que se recorría cada una de las preguntas. La persona de cada grupo que estaba encargada de tomar notas se encargaba de ofrecer las respuestas que su grupo había dado. Todas las preguntas tuvieron respuesta por parte de al menos un grupo. Y, curiosamente, algunas preguntas tuvieron "pleno": todos los grupos la respondieron.

Una vez se habían compartido todas las respuestas, se iniciaba un debate libre respecto a los temas tratados en el documento en cuestión. Debo destacar a este respecto que los debates fueron tan fluidos que no se necesitó moderador que anotara los turnos de preguntas. Esa es una señal inequívoca de que el grupo estaba bien compenetrado.

Las noches del viernes y el sábado se reservaron para actividades musicales inspiradas en El libro de Urantia. El viernes por la noche, después de la cena, Alfons Halsema nos ofreció un concierto de piano, soprano y tenor, donde uno de los temas principales fue la vida de Jesús, pero donde también se interpretaron otras piezas de música clásica. El sábado por la noche tuvimos la actuación de Jordi Cantos, lector del libro y miembro del grupo de estudio de Barcelona, que ofreció su "música para el alma".

La mañana del domingo nos reunimos de nuevo para celebrar una asamblea de la asociación, en la que se hizo un recorrido por las actividades llevadas a cabo durante el año 2010, y se expusieron los proyectos previstos para el 2011. Al final, los asistentes tuvieron la oportunidad de ofrecer sugerencias de mejora para futuros encuentros, de las que tomamos buena nota.

Desde la junta consideramos que el formato del X Encuentro ha sido muy interesante, pues:

  • Ha dado la oportunidad de participar tanto a los asistentes habituales como a los nuevos por igual
  • Ha permitido a los asistentes desarrollar sus habilidades de expresar sus ideas, tanto en grupos reducidos como en el grupo principal.
  • Ha servido para profundizar en el concepto de religión.